Una preciosa tarde, de estas que los fotógrafos de boda y retrato en exteriores tanto anhelamos habitualmente; nubes que jalonan con dulzura pero fuerza estética los cielos de la sierra madrileña.

Así con nuestros novios Jonathan y Bea, boda en ciernes, caminamos por los imponentes exteriores del Real Monasterio capturando escenas en tanto charlamos divertidamente sobre su enlace y la futura construcción del reportaje de boda y que con tanto anhelo llevan esperando un año. Nos cuentan cómo nos eligieron para llevar a cabo la narración de su ya inminente boda y realmente nos alaga en profundidad su valor sobre la improvisada creatividad y la estricta importancia que dan a los aspectos legales para contratar a profesionales (es muy de agradecer este aspecto).

Fotografías de novios en lugares como el presente escenario son verdaderamente apasionantes y cautivadoras. Ahora toca ya ultimar todo pues las campanas de un “¡sí, quiero!” resuenan no lejos ya de este Real Sitio…

Vas paseando instintivamente mientras estás disfrutando de una monumentalidad sobre la que en realidad te sientes interiormente tan pequeño como asombrado por su historia, su fuerza arquitectónica y su no menos poderosa imantación artística. Su entorno escurialense en medio de tan bellos jardines, la poderosa influencia de los montes que la protegen a resguardo de unas caras nortes sustancialmente más frías… El Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial te sobrecoge, ya lo creo; el Monasterio te cautiva a fondo y plenamente.

Pin It on Pinterest

Share This
×