Como un fin de verano radiante de sol y seda en el ambiente. Cómo definir una boda rural con un estilazo tan clásico como sencillo. Y es que Lydia y Juan José optaron por argumentar un enlace en el que primara la rotunda sencillez de una estética que a todos de pronto nos sugirió un buen rollito formidable. No quisieron ningún tipo de lujo, escaparon de cualquier atadura que tornase ni la celebración en una tediosa exhibición de modelitos y cachivaches ornamentísticos que restasen protagonismo a la esencia de lo que se iba a celebrar.

Y así querían que se reflejara en el reportaje de boda que nos encomendaron. Con la misma sencillez en todos los sentidos me apliqué a la elaboración de mi trabajo fotográfico, salvo con la puesta en escena de la rigurosa profesionalidad que siempre has de aportar sin excepción. Ya de novios practicaban la sencillez en su universo de vida, en su entorno y con los suyos. Y encantado me quedé este día con las familias que me acogieron como a uno más ellos, fue maravilloso. Me proporcionaron toda la facilidad que estuvo al alcance de sus quehaceres, porque desde primera hora de la mañana no pararon con los preparativos. Esto fue la única excepción a la sencillez de la boda en sí misma, procurar que todo lo que se preparaba después rodara con total perfección blandiendo la sencillez por bandera.

Granada es una tierra de contrastada historia milenaria, pero es que los pueblos que la rodean y protegen no pierden compás con la belleza del santuario nazarí. Sentirte abrigado por las faldas de la Sierra Nevada, que se encontraba en la estribación de la finca de celebración de la boda era algo así como recibir una bendición de la naturaleza en su estadio de pureza absoluta. Este sol granadino tan envolvente con sus caricias que te pone el sentimiento a flor de piel con sólo cerrar unos segundo los ojos. Y así se celebró una boda de estas que te dejan unas vibraciones verdaderamente maravillosas, quedas colmado de de un gusto emocional cuya tonificación acaba siendo parte del éxito de tu trabajo, de tu poderoso reportaje de boda. Y es que los novios lo dieron todo por lograr hacernos sentir a todos tanto su armonía y amor como su lograda sencillez de puesta en escena. Granada y su gente ¡bien valen nuestra infinita admiración!

Pin It on Pinterest

Share This
×