Copyright 2017 Vicente Mayor Fotografía - Todos los Derechos reservados

Despierto en un bonito hotel de San Esteban de Gormaz en la mañana sobre la que trabajaremos el precioso reportaje de boda de Verónica y Diego. Camino de un mediado mes de junio os aseguro que los calores aquí, en Soria, han apretado pero bien. Una suave carrera llena de ilusión por la realización de nuestro trabajo fotográfico ya en ciernes, nos lleva en volandas a Víctor y a mi hacia el destino donde nos espera nerviosa y entusiasmada la novia, Verónica; completamos una sesión fotográfica con las maquilladoras y peluqueras que se desenvuelven con amor artístico y todo queda preparado en la estética que la novia ya ha venido probando en sus ensayos. El domicilio, la sesión vistiéndose.

Vámonos raudos a casa del novio, Diego; más tranquilo si, pero la procesión va por dentro, se sonríe, ya lo creo que oculta nervios! Sus padres impacientes por ver a su hijo vestido como tanto deseamos los padres algún día para los nuestros.

Y salimos hacia el lugar de celebración en pleno Burgo de Osma, donde tras una maravillosa recepción con casi cuatrocientos invitados se celebra la ansiada boda de Verónica y Diego seguida de un cóctel donde no sólo la temperatura era alta en grados sino a demás alta en ilusión, divertimento y alegrías infinitas Nos acoge un espectacular cielo azul castellano, soriano tan brillante como eterno; y por fin en Virrey Palafox el banquete que ofrecieron donde no podía faltar el asado de cabrito que el chef en su pública ejecución dejó a todos los comensales maravillados.

Tras finalizar, un nuevo desplazamiento nos lleva a la finca privada de los progenitores, parangón de cualquier sueño donde celebrar la fiesta, con escenario acústico, bodega y una espectacular pradera a cuyos márgenes el río Duero relame las orillas de una enamoradiza tierra soriana. Un atardecer de ensueño, una monumental fiesta como colofón y unos novios, que ya matrimonio, unidos en medio de la magia familiar y al calor de una bellísima Soria de cielos puros y recio relumbre castellano. Una boda para la historia, de verdad.

Pin It on Pinterest

Share This
×