Imposible olvidar la petición expresa de esta fotografía que solicitó expresamente Cristina. Tíica escena en la Gran Vía de Madrid. Bueno, detener por unos segundos el tráfico y correr para medir y disparar, la policía siempre tendría algo que decirme si se percatan, seguro.

La novia me había pedido por favor realizar la sesión de novios en plena Gran Vía: perfecto. Me pidió quedar a las 7 de la tarde, hmm! Pero me pidió el mes de julio. Imperfecto. ¿Pleno julio, Gran Vía de Madrid y 7 de la tarde? Logré convencerla para quedar a las 8. Jeje! A los diez miniutos de iniciada la tranquilada y caminante sesión de fotos sólo pudo decirme «Vicente, creo que tenías razón, ¡¡no puedo con este calor!!». (Bueno, sin problema, sólo nos queda hora y media y la calle está sembrada de quioscos con botellitas de agua!).

Pero obtuvo la imagen que tanto deseaba, ese beso en medio de la calzada con el sol de poniente -imposible de sacar ya a esa hora- pero cuyo resultado cumplió plenamente sus expectativas.

Luego un poco más de rutina creativa por la zona recorrida hasta el famoso y muy fotografiado edificio de Rólex. Pero mereció la pena aportarle otras imágenes como esta delante del paso de los autobuses ya anochecida la calle. Y muchas más.

Hasta que llegó el día de la boda. Y si en la preboda se bañó en calor, en la boda se bañó…en arroz.

{ 🇪🇸 Cristina & Iván 🇪🇸 }

Finca Miravalle (Guadarrama / Madrid)

 

Pin It on Pinterest

Share This
×

Estás en el whatsapp de Vicente Mayor

Clica sobre mi nombre o foto y pregúntame

×