Vol. l / Puerto de Navacerrada (Madrid)

Vol. ll / Calle-30 (Madrid)

Donde la juventud es vitalidad y la vitalidad es recorrido. Un reportaje de novios a través de la ansiedad por recorrer espacios infinitos en un mundo cercano, tan cercano como es nuestro alrededor serrano. Nos fuimos al Puerto de Navacerrada y desde luego, en pleno invierno, no es para olvidarte de los buenos atuendos. Marina bastante mas ligera, incluso terminé colocándole mis guantes de nieve pues sus pálidas manos de veinteañera iban camino de experimentar por su tono rojizo una quemazón que no habría de olvidar, seguro. Bueno, Michael algo más previsor sí. Pero cuando rondas los veintipocos años parece que toda ligereza textil es cómoda en cualquier ambiente, como si tanto los calores como los fríos se adaptasen a la estética corporal… Pero no vamos a negar que la mañana además de fotogénica resultó verdaderamente entretenida.

Me encanta obtener fotografías de novios cuya pasión por el otro se traduce en que todos los escenarios son escasos a la hora de contener recuerdos para toda la vida (y ojalá sea así), Marina y Michael son dos tipos radiantes de alegría, auténticos corredores de fondo a quienes no les importa subirse a una roca a doscientos metros de tu cámara, bajar a un valle a medio kilómetro o tumbarse en cualquier repecho de césped en plena Calle 30 madrileña. Nos divertimos de lo lindo y además, como todas las parejas de novios, como te lo ponen fácil pues mejor que mejor. Porque sencillamente ¡a qué novios no les gusta posar “sin posar”! Y es que ni Michael ni Marina pusieron la mínima objeción a la hora de tumbarse sobre las soleadas fuentes de la hermosa citada calle, ni caminar empapados tanto en agua como en amor por los postreros jardines que se desenvuelven tan elegante armonía por este recorrido.

Y así desde la sierra madrileña siguiendo el cauce del río Manzanares en nuestra vertiginosa imaginación hasta los jardines que señorean el sur de Arganzuela nos hicimos eco de un recorrido del que nace un maravilloso recuerdo con este reportaje de preboda que los novios se llevan para, deseamos, toda una vida.

Pin It on Pinterest

Share This
×